‹ Volver al inicio
13/09 - 17:09
Gimnasio Terapéutico: Un cumpleaños en familia
En el estadio Centenario se realizó ayer la fiesta de los primeros 18 años de vida del Gimnasio Terapéutico. Los adultos mayores de las diferentes sedes, incluso las del interior, le pusieron todo el color a una jornada que fue a pura fiesta.
Durante muchos momentos de la mañana se escuchó la expresión “en familia”. Es que así se vivió esta celebración, no solo con la familia que han formado en 18 años de vida quienes concurren a los gimnasios con los profesores y profesionales que los reciben y con las relaciones que hacen todos, sino también con la familia de sangre que se suma a estos momentos. Así los adultos mayores tienen a sus hijos, sobrinos o nietos con sus celulares registrando el momento, emocionándose también y compartiendo la alegría.

Eso y mucho más se vivió en esta nueva fiesta del terapéutico, ya la número 18, que incluyó color por todas partes con la producción especial que siempre llevan adelante los profesores y de las que sus alumnos participan con gusto porque saben que es garantía de diversión. 

Antes del baile, de cantar el Feliz Cumpleaños, de cortar la torta y de los abrazos que parecían nunca terminar, hubo una parte formal que, para variar, también se disparó hacia las emociones. Sobre todo cuando tomó la palabra Ibrahim Fonseca, creador de los gimnasios: “Es muy grato para nosotros el recuento de 18 años de trabajo ininterrumpido, intenso en el gimnasio terapéutico. Hay muchos recuerdos, anécdotas, sobre todo satisfacción de lograr que la actividad física sea un modelo de vida saludable en muchas personas y que muchos formoseños hayan logrado la solución a sus problemas de salud por medio de la Gimnasia Terapéutica. Hay personas que plantean de forma simplista que la actividad física es importante porque promueve la salud y la utilización adecuada del tiempo libre en los adultos mayores”. 

Después comenzó a hablar de “milagros”. Dijo: “Albert Einstein decía, hay dos formas de ver a la vida, una es creer que no existen los milagros; otra es creer que todo es un milagro. Y nosotros tuvimos varios milagros. Y no me refiero a los que pudieron abandonar la silla de ruedas y ambular con mayor independencia motriz, o los que después de luchar contra los dolores físicos encontraron la solución en los ejercicios del gimnasio terapéutico. Me refiero al milagro del modelo de desarrollo formoseño que incluye a los que peinan canas y que permitió que la gimnasia terapéutica sea un derecho de los formoseños, lo mismo en el barrio San Martín que en el Lote 111. Puede ser un milagro que el 73% de los participantes hayan rejuvenecido al tener más resistencia cardiorespiratoria, mayor coordinación neuromotriz, mayor velocidad de reacción, mayor equilibrio, mayor flexibilidad de las articulaciones y fuerza muscular que determinan la motricidad humana y que se puedan valer por sí solos. Otro 18% detuvo los efectos involutivos de las capacidades motrices asociados al envejecimiento. También puede ser un milagro que Dios y Nuestra Señora del Carmen permitieron unir el equipo de trabajo que tenemos, que me hace el aguante todos los días, y que trabajen con tanto amor y dedicación”. 

En el cierre dejó un pedido: “El gimnasio es parte del esfuerzo de nuestras autoridades que dura ya 18 años, especialmente de nuestro querido gobernador Gildo Insfrán. El último milagro que voy a pedir es que nos dejen trabajar otros 18 años, pero con más amor y más pasión”. 

Luego fue el turno de Mario Romay, subsecretario de Deportes y Recreación Comunitaria, quien marcó: “Contrariamente a todo lo que venimos viendo en los medios, el gobernador Gildo Insfrán propone todo lo contrario. Vemos un montón de ajustes, recortes e imposibilidades de derechos; nosotros estamos acá festejando 18 años de amor, de esperanza, de calidad de vida, de salud y de alegría. Lo único que hacemos desde nuestro lugar es interpretar el deseo, ver cómo podemos gestionar de la mejor manera para que todos los años el gimnasio terapéutico de la provincia sea mejor, para que podamos sumar a más adultos mayores”. 

Más adelante rescató otro aspecto de los gimnasios: “quiero recalcar el espíritu y la alegría que se ganan en estos gimnasios. Aparte de todos los datos científicos que se pueden aportar, esto tiene un alto valor. Creo que con alegría, con esperanza, todo se puede superar. Mucho más compartiendo como lo hacen ustedes, estando unidos y el ser solidario con el otro. Sin jugadores no hay equipo, sin equipo no hay técnico, sin técnico no hay clubes, sin clubes no hay dirigentes. Somos todos una familia, así que feliz cumpleaños y a pasarla muy bien”.
COMENTARIOS
Los comentarios publicados al final de cada nota son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden generar sanciones legales. La empresa se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que sean injuriosos o violatorios de cualquier legislación vigente.