Formosa, Sabado, 15 de diciembre de 2018 - 01:Dec:50 - loading
Guru Soluciones Hola Argentina

“La primera cámara es la mirada, lo otro es técnico”

10/10/2018 La fotografía contemporánea es el lenguaje que delinea la posibilidad de descubrir como los artistas crean nuevas formas de subjetividad e identidad cultural. Así, los autores reflexionan sobre su contexto local, el paisaje, las personas y sus historias y los territorios infinitos de la naturaleza.

La fotógrafa Sonia Petkiebich también participó del Festival de la Luz, convocada por el Consejo Federal de Inversiones, que en 2001 la premió con el Nacional de Fotografía en concurso. Su foto fue seleccionada por la región NEA: “Euforia de la fabril”.

“La fotografía pasa esencialmente por ver. La primea cámara es la mi-rada. Si ves sensiblemente y con emoción, ahí va a estar la foto. Lo otro es técnico. Es fundamental comunicar emoción y misterio. La foto es la que está cargada de emociones y misterio”, definió al dialogar con Cronopio. 

Su registro fotográfico se extiende hacia las regiones NEA llegando hasta el Paraguay. Sus imágenes están cargadas de historias, de lugares y gente del nordeste de la Argentina y del Paraguay ribereño.

Su producción está ligada al viaje. Viajando a remo en piragua kilómetros y kilómetros por los ríos Pilcomayo, Paraguay, Bermejo y Paraná, por lagunas, riachos, esteros y bañados; explorando por tierra el Oeste formoseño, en colectivos polvorientos llegando al mismo desierto, El Potrillo, Las Lomitas, Los Matacos, María Cristina, Estanislao del Campo y a tantos otros parajes; las fotografías vivas y eternas la encuentran.

“Hay que buscar, ver lo que hay al lado. A veces, la “fotaza” está en tu casa y en lo cotidiano, pero hay que sentirlo. Verlo”, agregó. 

Con las series fotográficas: “Eternidades”, “Tren fantasma”, “Objetos perdidos”, “Pachamama kid”, “Escuelita mía”, “Fábulas florescas y faunescas” “Textilmente” y “Colectivo eterno” buscó comprender las relaciones humanas con la naturaleza y con las diversas culturas que esas relaciones generan.

Comenzó a fotografiar en blanco y negro, revelando el material fílmico y positivando en papel en un laboratorio artesanal en su casa, buscó la línea y la forma empecinadamente tratando de evitar los grises, apostando a los contrastes altos para enfatizar el misterio de lo que fue vivido en sus encuadres, en esos paisajes elegidos. Con el color, la atrapó más aun la idea del relato fotográfico, poniendo la mirada en lo eterno, en la memoria que nos hace legítimos en este mundo, sabiendo que somos y hacemos historia siempre. 

Según la curadora Fabiana Barreda, las fotografías de Sonia Petkiebich investigan los procesos del hombre y de la naturaleza, el viaje como la posibilidad de acceso a lo sobrenatural y del paisaje del Nordeste y el Paraguay: “Sus imágenes relatan el tiempo detenido en los objetos, los lugares perdidos y conservados en el recuerdo, como los manteles de flores de un comedor y las vías del tren fantasmales e infinitas. Sus fotos tratan de captar ese estado de quietud a la hora de la siesta, donde el calor detiene el reloj y las fronteras entre ciudad y naturaleza se desdibujan”. 

Comentarios

MAS NOTICIAS
Matías Arriazu regresa a Formosa con una propuesta imperdible
Cronopio
Después de recorrer rutas latinoamericanas y de brindar dos conciertos, en Foz de Iguazú y en Asunción, dará una clase magistral en esta capital. Dónde inscribirse
“Si no hay público con quien compartir, no hay artistas”
Cronopio
“El arte es búsqueda constante, es un agente de cambio de realidades y un poderoso generador de vínculos y afectos”, definieron Olga y Marina Liz Romero, dos artistas que participaron recientemente de BADA