Formosa, Miercoles, 19 de septiembre de 2018 - 02:Sep:47 - loading
Hola ArgentinaGrupo Betania

El sueño de pasar de la metáfora a la materialidad puso primera

10/09/2018 Bondi: microcharlas, pasión, experiencias

Bondi, Colectivo de Ideas decidió usar la tercera parada como plataforma para reivindicarse como proyecto solidario (en este caso, al comedor “Intaunaga” del barrio Namqom), mostrar las ganas y la garra para encender motores y convertirse en cazador de ideas. Recorrer las rutas de una provincia que los espera y hacerlo a través de un espacio de financiamiento colectivo del proyecto “BF” (Bondi Físico, para quien no lo haya adivinado ya), un espacio de trabajo creativo y móvil, que les permita salir a la calle a estar con la gente. “Dejar de ser analgésico y trabajar como antibiótico; un aula y también, un fondo de escenario”, definen los conductores que se turnan aportando cada uno el ingenio necesario para las buenas ideas: Gaby Gaona, Matías Read y Matías Mendoza. En esta parada, la tercera, lanzaron el sueño de transformarse en una empresa de responsabilidad social y financiamiento colectivo: Colocar el proyecto en línea y buscar un objetivo monetario de $ 430.000, lo que sale adquirir un colectivo, reformularlo y salir a recorrer la provincia.

Mauro Pesoa: “Soy oficio, soy mimbre”

“Lo mejor es hablar de lo que uno sabe hacer”, dice Mauro y recuerda que tras recibirse en el Colegio Industrial, le dijo a su papá que quería estudiar diseño en indumentaria, quien le dijo “quéééé”. Sabía que quería ser diseñador y trabajar en el arte y nunca más lo dejó.

Vio que el mimbre se perdía como oficio y que son escasos los artesanos que quedan, pero él contaba con una ventaja, su mamá era mimbrera. Decidieron hacer algo juntos entre indumentaria y mimbre; y así, a las particularidades entre padres e hijos, se unieron los relacionados con lo artesano y la formación profesional. “Yo pensaba enseñarle a ella, pero fue ella quien me enseñó porque me transmitió su oficio”.

Tras un año, parieron Umbilical, una colección que hablaba del hilo conductor que los unía. La cara del público era “qué hicieron” porque el diseño de autor recién comenzaba y para Formosa la idea era aún novedosa. Siguió insistiendo y llegó al concurso internacional “slow moda”, donde participaban 400 diseñadores argentinos y Mauro se tenía fe. Quedó seleccionado entre los 100 y de ahí concursaron 5. En su colección vibraba la vanguardia mezclada con el clima y lugar en el que vivimos. Esa experiencia la seña con la fotografía de un abrazo con su madre, actualizando la emoción al sentir que con la indumentaria le daba vida a algo que se transmitía de generación en generación. 

Ganar le abrió las puertas de las principales revistas de moda del mundo y le dijo que tenía bajo las mangas un proyecto mucho más grande y se replantea que las prendas eran muy lindas, pero no podían usarse. Que-ría perdurar y dejar de ser una estrella fugaz. Con un plan de incubadora, lanza Natal. Luego vendrá Madera Santa, una representación de Formosa y el palo santo. Lo que tiene uno cerca es mucho más tangible. Diseñar con el entorno, valiéndose de él. Hace un mes, nació Bañado Las Estrellas, inspirada en el humedal de la provincia. “Cada uno de ustedes, no importa donde estén, con quien estén o en qué momento de su vida estén, tienen un sueño”. Mauro es oficio y mimbre por las raíces que encuentra en su madre, a las que les puso alas. Pero, como el mismo, sobre todo, es sueño.

Jorge Parra: “La filosofía como experiencia”

Jorge se subió a compartir su pasión y el cambio de identificación a nivel filosofía por la necesidad de poner el cuerpo a algo que parece inmaterial. Se cansó de repetir doctrinas e ideas que no era propia y lo hizo con los estudiantes con quienes se dio cuenta que filosofamos y construimos ideas a partir de las experiencias cotidianas. 

Se vale de una viñeta de Fontanarrosa, para explicar que Mendieta le dio una lección, un “cachetazo” al dar clases de apoyo en una comunidad y darse cuenta que lo que había estudiado no tenía anclaje con la cotidianeidad de esas familias. Decidió filosofar de lo que se vive, no tanto de lo que se lee. La gente “le daba un baño” de su realidad distinta a la que tenía; y debió cambiar su repertorio para hacer una filosofía desde el barrio y de las personas que allí habitaban. La filosofía dejó de ser un saber de contenido sino de relación con el otro. Vivimos muy rápido sin dejar espacio a un momento en el que pensar. Encarna que si bien filosofamos en los textos, olvidamos que la vida nos trae problemas para hacerlo. La filosofía aparece así como un proyecto de vida. Ser textos vivientes. Que hablen de nuestra realidad. La cotidiana, la de todos los días. Jorge cree que las instituciones educativas en Argentina aun no están preparadas para este cambio social y de perspectiva. Y se frustró, pero siguió y encontró en Eduardo Galeano la posibilidad de volver pensarse en contexto. ¿Qué pasa ahí?

Si no tenemos diálogo, la filosofía se convierte en un saber para aprender y repetir. Es necesario pensar la experiencia, aquello que nos acontece social, política y culturalmente, aquello que, a veces, incluso nos pasa por arriba. Y es que la filosofía no tiene sentido si no la pensamos en relación con los demás y despertando aquello que estaba dormido.


Federico Sandoval: “Los demás, yo, la empatía, la felicidad”

Federico es coach ontológico y fundó una consultora llamada Simeret. También es papá de Paloma, a quien una vez cuando le preguntaron a qué se dedicaba su padre y contestó que su papá “hacía feliz a la gente”, recordando la respuesta que él le había dado ante la imposibilidad de explicárselo de otro modo. 

En 2006, cuando trabajaba en una empresa de tarjeta de crédito, se interesó por el trabajo que realizaban quienes brindaban capacitaciones. “Tengo que hacer eso”. Nace la necesidad de transmitir, hacer algo dentro de la empresa; pero esto se reafirma cuando dentro de un supermercado, una empleada lo atiende muy mal y le surgen ganas de decirle que puede brindar una mejor atención. Comienza a formarse en el mundo empresarial. En 2011, le ofrecen un puesto de coordinador de mejora continua, con una mínima diferencia económica, pero era lo que quería hacer y ser. Era necesario soñar lo que se deseaba ser pero también había que trabajar por él; para que no se queden los sueños en la almohada. 

La familia, dice, es el primer coaching y en cada uno está tomar aquello que dicen. “Voy a hacer una consultora de recursos humanos”, les dijo a sus padres, a quienes la idea les encantaba previo recibirse de la carrera universitaria que estaba cursando. Tras un primer “fracaso”, un golpe emocional donde alguien del rubro le dijo que el “mercado era fuerte y que pruebe más adelante”, Federico decide trabajar en sus emociones y piensa: “¿Estoy dispuesto a hacer esto? ¿Tengo la fortaleza necesaria? Esa persona lo destruyó durante unos días, pero lo fortaleció en su deseo. Emula a Rocky en una película: “Nadie golpea como la vida, lo importante es levantarse y seguir avanzando”, y lo emociona. Reafirma que es necesario comprender que lo hace desde una persona, desde una situación, encuentra las maneras; y recuerda que trabajando un una empresa, escucha que alguien dice a los empleados que cuando se levanten agradezcan a Dios o aquel en el que crean, porque a la noche todos nos morimos un rato. 

Federico cree en que el universo conspira cuando se sabe dónde se quiere ir. Créanlo porque solo así aparece. El secreto de éxito es no dejar de creer, ser optimistas y humildes y trabajar. Así resume, él, la perseverancia; y cierra “nuestras emociones manejan nuestras decisiones; controlando lo que sentimos y queremos, nos damos cuenta que la vida dura poco y hay que hacer lo que se desea, con responsabilidad y empatía”.  


Bondi a la Gorra: “Los de al lado”

Laura, licenciada en Psicología, bailarina y actriz presentó con el grupo “Los de al Lado” fragmentos de sus obras, y abogaron por la importancia de concentrarse en el presente, en el Aquí y Ahora. “Todos en algún momento sentimos vivir más el presente, por ejemplo, cuando hacemos algo que amamos, algo que nos gusta mucho y nos da placer, uno de mis mayores presentes es el teatro, cada personaje, cada función es un constante aquí y ahora. El teatro nos pide estar totalmente atentos a cada movimiento, mirada y respiración que es nuestra y se la prestamos al personaje en ese momento. Lo mismo pasa con los que están del otro lado, el público que se encuentra presente viendo una ficción. Ser actores / actrices y espectadores, es estar presentes, sintiendo”. 

Así, pasaron Freak Show, con las imágenes que muchas veces no coinciden con la realidad; Cuentos para Poe, para descubrir aquello que nos da miedo, desde algo que cae desde el espacio hasta la soledad; y Los Autoiluminados, para comprender a los demás crear relaciones y vínculos, siempre transitarlas, para no descubrirnos finalmente en sólo una obra de teatro.

Juan Simón Larroza: “Trabajar de lo que te apasiona” 

Simón es mecánico automotor e instructor de mecánica de alumnos de colegios técnicos. Decidió serlo en 7º grado. El se perfeccionó en Buenos Aires y Paraguay. Trabajó y estudió. El primer maestro y jefe que tuvo le enseñó a contribuir a terminar con la imagen que a ve-ces se tiene del mecánico poco fiable. Aprendió que la mecánica tiene mucho de relaciones humanas y que los clientes quieren saber qué les sucede a sus autos; quieren entender. Todos los jefes te enseñan algo. 

“Al emprender, hay que animarse”, afirma y agrega que no tener miedo es imprescindible. Los pasos al frente son así. Si te va mal, parás y luego seguís otra vez: “Si no creemos en nosotros, nadie lo va a hacer”. Destaca la “gente copada” en el camino, la que lo ayudó, la que cree que el hecho de que a otro le vaya bien, no quita el beneficio propio. Que le puede ir bien a todos. “No hay muchos”. Este año, el taller mecánico decidió innovar e incorporar además los pasantes, también una pasante, lo que considera una buena elección y descubrió que las clientes en especial, se sienten acompañadas y cómodas. Llegan y le dan la llave del auto a ella. 
 
Les habló a todos los chicos y también a todos los padres y les pidió que en la decisión que tomen, deben ir para adelante. Que el apoyo de la familia es imprescindible, que es una base fundamental para salir adelante, más aun cuando se es joven. El camino es aquello que los apasiona, dijo desde la humildad y el esfuerzo que conlleva lograr aquello que se quiere desde niño, vestido de overol azul.

Jonathan Cuquejo: “Decidir sin miedo”

Si bien bromea con ser el sueño cumplido de toda madre, este productor de hip hop se subió a hablar de su historia y de algunas ideas que aprendió por el camino, consciente de que estamos tomando decisiones todo el tiempo no hay que dejarlas al miedo. 

A pesar de que nuestro cerebro es fanático de la seguridad en su necesidad de garantizar la seguridad, él cree que no hay lugar para los sueños si la buscamos tanto. Su seguridad era termina el colegio, conseguir un título y luego un trabajo que le dé un sueldo estable; pensaba así. Empezó Psicopedagogía pero no se sentía en su lugar y creía firmemente en que existía otra forma de desarrollarse. Mantenía una doble vida: una carrera universitaria y su pasión por el hip hop. Uno de esos trayectos le daría felicidad, el otro, seguridad, sin em-bargo, hay un momento donde toda carrera requiere no el 100% sino el 120%. Una de las dos vidas se acababa. Es un viaje de ida y decidirse le costaba. A pesar de ello, dio el salto de fe y sin saber qué se encontraba allí abajo. “Fui y soy feliz desde el día 1 de haber tomado esa decisión”, resume. Desde ese momento, fundó la productora y organiza una competencia de rap improvisado y apunta a la profesionalización de la disciplina. La decisión que más feliz lo hizo, fue la más difícil de tomar. El miedo. La posibilidad de ver oportunidades depende de nuestras creencias, de los paradigmas por los que se filtra la realidad que recibimos. Así, refiere que no vemos el mundo que es sino aquel que somos. 

Tres conceptos cambiaron profundamente su cabeza: fracaso, aquel del que huye, cuando forma parte del éxito: desde el punto en el que estamos hasta la meta hay una serie de fracasos: son los resultados. El segundo, el dinero; re-chazó las emociones negativas con respecto al dinero. Es neutro, no hace bueno ni malo a nadie, si alguien ha-ce algo mal con dinero es porque ya venía siéndolo. Es imprescindible dejar de pensar que la abundancia económica no puede relacionarse con la honestidad. El tercero, el conocimiento, entender su verdadero valor. “Todo lo que quieran hacer, lo pueden hacer. Creía que había abandonado la seguridad, pero comprendí que no era así, que todos los resultados dependen de nosotros, todo los resultados están en nuestras manos”, cierra.

Comentarios

MAS NOTICIAS
La educación, ese acto inevitable
Cronopio
Obligación de los gobiernos, preocupación y ocupación de la sociedad: un enfoque rápido pero profundo
Una mirada hacia el río y un septiembre “A Toda Costa”
Cronopio
Deportes, cultura, esparcimiento, competencia, tradición y gastronomía. Todo eso y más, este 14, 15 y 16, en el Predio Ferial de la Costanera
De Villa Escolar a Egipto, una historia sobre elegir los destinos
Cronopio
Estaba fascinado por Egipto y hoy integra un equipo que practica excavaciones en uno de los sitios arqueológicos más ricos de ese país