Formosa, Sabado, 20 de octubre de 2018 - 06:Oct:24 - loading
Hola ArgentinaGrupo Betania

Nelly Minyersky: “Cuando está en juego la vida de las personas, no hay derecho a ser ignorantes”

08/08/2018


*Por Daniela Carrizo


Ayer se trató en el Senado el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que, más allá del resultado final, logró abrir la discusión a lo largo y ancho del país en torno a los alcances legales y a las valoraciones de los legisladores: “Aborto legal versus aborto clandestino”, “política versus metafísica”, “cuestión de salud pública o cuestión cultural”, fueron algunos de los conceptos en disputa. También se puso en duda el inicio de la vida y hasta se discutió sobre la clase social de las mujeres que mueren y de las que luchan. El proceso llegó a su instancia final, pero el alcance del debate -y la sociedad fragmentada- no tiene vuelta atrás. En este escenario, Nelly Minyersky, una de las figuras más respetadas del derecho y del feminismo en Argentina, integrante de la Comisión Redactora del proyecto de Reforma del Código Civil, experta en cuestiones de niñez, familia, salud sexual y violencia machista, dialogó con La Mañana y puso en eje las verdades y “los absurdos” que direccionaron el debate.

Formosa es una de las provincias del país con las tasas más altas de embarazo adolescente, y si bien no hay cifras certeras, también aquí el aborto es una de las primeras causas de muerte materna; a su vez, es una provincia fuertemente arraigada a la Iglesia. En este marco, los dos senadores por el Partido Justicialista se pronunciaron en contra de la ley IVE, argumentando que estaban “a favor de las dos vidas”. ¿Qué opina sobre el uso de esta expresión o la denominación “provida” para quienes se oponen a la ley?


Nelly Minyersky: - “Me parece que no hay fundamentos ni científicos ni jurídicos en el discurso de las dos vidas. Si me dijeran, todavía, que piensan que hay un alma, sería una concepción, y yo a los dogmas o a la fe no la voy a discutir. Desde el punto de vista de la ciencia, la embriología nos señala que no se han podido poner de acuerdo durante todos estos años, teólogos y científicos, en cuanto a cuándo comienza la persona. Primero debemos decir qué entendemos por persona: una cosa es cuando hablamos de persona jurídica, otra cosa es cuando hablamos de vida humana, que no es un concepto como se invoca porque también la hay en un dedo que se corta, en un corazón para trasplante y, efectivamente, en el embrión hay vida como lo hay en muchas cosas, pero eso no quiere decir que haya vida en última instancia. Según los científicos, hay vida cuando hay capacidad de reproducción de las células, y este es un concepto meramente biológico y genetista.

No podemos hablar de dos vidas cuando una es totalmente dependiente de otra, cuando una a lo mejor se va a desarrollar, se va implantar, a lo mejor va a llegar a ser igual, si nace con vida; porque o si no, es como si no existiera, y eso está escrito en el Código Civil actual y en el que nos rigió hace varios años. Entonces, no se puede comparar a una persona ya nacida corpórea que hasta para la filosofía es una persona moral, porque tiene conciencia y empieza a sufrir y a interactuar con otros. Los sectores que se proclaman como defensores de la vida, que quieren aparecer como más humanistas, en realidad están reduciendo sus conceptos a una mera biología y una mera genética”.

En la instancia previa al tratamiento, en la sesión de comisión, el senador Mayans la interrumpió diciendo que el feto tiene domicilio en el vientre de la madre y que el DNI es su ADN. ¿Qué le contesta?

NM: - “Me estaban apurando y tenía que terminar la exposición. No alcancé a contestarle como quería para decirle que me estaba dando la razón. Si él considera que el domicilio es el vientre, es absurdo. El domicilio y el nombre son elementos del Código Civil que nos dan entidad de persona, porque somos sujetos con derechos y obligaciones. El feto no tiene obligaciones, el único derecho desde el punto de vista civil que se le reconoce a través de esta definición es el derecho hereditario. Lo dijo Vélez Sarsfield en el siglo XIX, en una nota al artículo 3290 del viejo Código Civil. Nos habla de vida desde la concepción solamente a los efectos de proteger su derecho si nacía con posterioridad al fallecimiento de su padre. Porque si uno lee, por más que diga que hay personas desde el momento de la concepción, lo cierto es que desde los primeros hasta los últimos artículos, va a notar que no tiene el menor efecto, ni ningún derecho, como tenemos los ciudadanos comunes, que nos individualiza y nos da seguridad jurídica. Porque el feto no es una persona desde el punto de vista jurídico ni desde el punto de vista de la dependencia. Hay mucha ignorancia. Cuesta decirlo, porque son nuestros representantes. Cuando está en juego la vida de las personas, no hay derecho a ser ignorantes. Hay que hablar jurídicamente y científicamente”.

El principal argumento en contra de la ley giró en torno al inicio de la vida. Así se llegó a decir que el proyecto de ley IVE era inconstitucional. ¿Cómo lo desmitifica?

NM: - “No es inconstitucional, nos mienten. No hay ningún tratado que defienda y hable del feto, salvo el artículo 19 del Código Civil, que habla de la vida desde la concepción, y el pacto San José de Costa Rica, que indica que toda persona tiene derecho a que se respete su vida, protegido por la ley y ‘en general’, a partir del momento de la concepción. ‘En general’ debe ser interpretado -como cualquier norma- de forma sistemática y teniendo en cuenta las discusiones que lo anticiparon. Y es muy claro si uno lee: hubo un artículo más restrictivo que no tenía la terminología ‘en general’, y se introdujo esa terminología porque varios países ya tenían el aborto legal, como la Argentina, que desde 1921 cuenta con determinadas causales legales. Entonces, Brasil, Uruguay y Argentina no iban a firmar si el tratado era restrictivo, como ahora lo quieren invocar. Creo que falta estudio profundo, eso desespera. Con la Convención de los Derechos del Niño pasa lo mismo. Lo explicó brillantemente Aída Kamelmajer (miembro del Superior Tribunal de Mendoza). Si se analizan las tres objeciones de la Ley 23.849, podemos ver que -los que se oponen a la ley- ponen por encima de la ciencia jurídica y biológica, sus creencias, y éstas no deben ser consideradas ante una ley que es para toda la población”.

Luis Naidenoff (Cambiemos) fue el único senador de Formosa que votó a favor de la ley. Tanto la senadora González como el senador Mayans, ambos peronistas, votaron en contra. A su criterio, ¿cuál es la relación entre ‘la justicia social’, una de las banderas que defiende el partido, y el aborto legal seguro y gratuito. ¿Hay compatibilidad?

NM: - “Si hay algo que tiene no justicia social es la penalización el aborto. Si leen los diarios, buscan casos de jurisprudencia, todas las mujeres –que todas somos víctimas porque nos quieren poner en la clandestinidad-, pero las víctimas que han sufrido cárcel, agresiones, las intervenciones más riesgosas por lo primitivas, porque son en condiciones de desastre sanitario, son las mujeres más humildes a quienes no se les ha dado prevención, no se las ha educado y encima de eso se las victimiza cuando ya están victimizadas por ser pobres. Detrás de todo esto hay personas que mediante determinadas ideologías, tratan de imponer y ejercen poder sobre la vida y el destino y la salud de las mujeres, de todas.
De este lado planteamos una opción a las mujeres, un derecho que debe ser ejercido, que es el derecho a su privacidad, a su intimidad, a tener relaciones sexuales plenas. Y no imponemos a nadie, nadie puede sentirse ofendido porque esta ley amplía derechos, no impone. El que quiere o la que quiere y tiene derecho, lo va a ejercer; la que considera que no está en su proyecto de vida y que tiene otras creencias, no está obligada a hacerlo. Pero no nos impongan ideologías o creencias. La Argentina es un país que se caracteriza por el pluralismo. Abandonar ese pluralismo o imponer conductas no es propio de un estado democrático”.

Mucho se ha dicho de las mujeres que defienden la ley. Argumentos como “que la lucha era de mujeres de clase media y no de mujeres pobres” y que “las pobres no abortaban”. ¿Cuál es su opinión al respecto?

NM: - “Le doy un ejemplo, ya lo dijeron jueces cordobeses en el caso Natividad Frías: las mujeres pobres que abortaban tenían que optar entre la muerte y el hospital, porque si iban al hospital, las denunciaban. Esta es la realidad. Debemos ir a las raíces de esta situación. Algún sector de mujeres pobres no tiene ni los medios de educación ni la posibilidad y se han criado en un patriarcado. Y por esa carencia, muchas veces confunden y piensan que lo que sí pueden tener es un hijo. Están excluidas de la vida. Todas mujeres que abortan de clase media, primero, están más fortalecidas y, segundo, van a consultorios pagos. Entonces, no digamos que las mujeres pobres no abortan porque todas las que mueren, producto de un aborto, son pobres. Sin ir más lejos, en los dos últimos meses, murió Liliana Herrero, en Santiago del Estero, producto de un aborto; Andrea Lencina, en Corrientes; y una niña de 14 años embarazada, se suicidó tirándose por la ventana de un Hospital de Misiones. ¿Es bueno para un país tener los centenares de embarazos de niñas de 10 a 12 años? Es una aberración cortarle la vida a una niña, y una aberración mayor es plantear: ‘No importa, que siga el embarazo y después que lo dé en adopción’. Las mujeres no somos gallinas, no somos sólo reproductoras, somos más que eso. Y para las que todavía no tienen conciencia de ello, hay que hacer todo lo posible, luchar para que tengan conciencia y una vida más digna”.




Comentarios

MAS NOTICIAS
Están abiertas las inscripciones para formar parte del programa “Ser Líder”
Locales
La beca de formación política está dirigida a estudiantes universitarios. De qué se trata y dónde inscribirse
La pianista Lilia Salsano dará un concierto en el Teatro de la Ciudad
Locales
La artista recorrió escenarios de distintos puntos del país y el mundo
Dictaron charlas sobre Comunicación y Géneros, organizadas por el SiPreFor
Locales
La disertante fue Romina Coluccio, quien forma parte de la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual